in

GOBIERNO TÍTERE Y USURPADOR EN VENEZUELA

Una estrategia del imperialismo norteamericano.

Venezuela, país heroico, que en la lucha por su independencia total del colonialismo norteamericano y otros países de la derecha cavernaria, viene afrontando todo tipo de agresiones de Donald Trump y de gobiernos títeres y lacayos, como los de Colombia y Perú, y ahora asume la misión patriótica de luchar contra el gobierno títere y usurpador que pretende imponer el imperialismo yanki, reconociendo al autoproclamado y golpista Juan Gerardo Guaidó Márquez, presidente de la defenestrada Asamblea Nacional de Venezuela, líder del partido político Voluntad Popular y diputado del Estado de Vargas, quien pretende gobernar Venezuela desde la clandestinidad, con el apoyo de Trump y seguidores.

Este acto de clara intromisión en los asuntos internos del hermano país Venezuela, es una clara muestra de donde viene todos los males que se le ocasiona al pueblo venezoloano: Estados Unidos de Norteamérica. Donald Trump y sus compinches de la extrema derecha, pretenden hacernos creer que actúan en defensa de la “democracia”. Claro, de la democracia al puro estilo del país del tío Sam y de los que conforman el bloque duro de la derecha hambreadora, anciosa de poder cada día mayor, explotadora inmicericorde de la clase trabajadora. Ésa es la democracia que proclaman Donald Trump y seguidores.

Cierto, aquí no es amor al chancho, sino a los chicharrones. Los ojos del poderoso de Norte América, han visto con mucha codicia que Venezuela es el país que tiene la mayor reserva de petróleo del mundo, además de oro, cinc, cobre, hierro, plata y otros minerales. Pero no solamente ello, sino que Venezuela es poseedor de la más grande veta de la denominada “tierras raras”, que se utiliza para la fabricaciòn de artefactos de alta tecnología como reactores nucleares, láseres, máseres (amplificadores de microondas), baterías de alto rendimiento, combustibles y hasta filtradores de radiación.

Juan Francisco Alonso, personaje que es muy probable pertenezca a la CIA norteamericana, ha escrito que, el apoyo que brindan las Fuerzas Armadas de Venezuela -FAV- al régimen de Nicolás Maduro, de la línea chavista, es porque son los encargados de la producción petrolera venezolana y de la compra de medicinas y otros productos necesarios y no quieren perder su poder hegemónico. Falso, la producción petrolera y de las demás riquezas venezolanas han sido nacionalizadas por el régimen chavista y desde luego, el control y protección de estas riquezas necesariamente tiene que estar en manos de las FAV, cuyo comandante general es Nicolás Maduro. Esta gran mentira pretende tapar y desconocer que las FAV y el pueblo mayoritario venezolano apoyan al régimen chavista que representa el presidente Nicolás Maduro, porque están conscientes de que la revolución venezolana no puede detenerse, ni dar cabida a la derecha retrógrada, en un claro retroceso de la victoria y liberación total de Venezuela, de cualquier injerencia extranjera que pretenda menoscabar su soberanía.

Estados Unidos quiere invadir Venezuela y poner un gobierno títere para tomar y controlar las riquezas minerales de ése país, especialmente del petróleo, pues la importación del crudo que ejecuta norteamérica de los países del Medio Oriente, les resulta muy caro, mientras México y Canadá no tienen la capacidad productiva ni tecnológica del petróleo pesado. Venezuela le vende a Estados Unidos al rededor de 500,000 barriles de petróleo, cantidad que actualmente se ha reducido, producto del endurecimiento en las relaciones de Venezuela y Norteamérica. Además, Venezuela actualmente está comercializando este producto a India y China, de tal manera que el ingreso de recursos económicos por esta fuente sigue siendo segura.

El anuncio de que Estados Unidos pagará por la compra de petróleo al gobierno del usurpador Juan Guaidó, no deja de ser un manotazo de ahogado, pues, esto agravaría la situación energética del imperio norteamericano, ya que Nicolás Maduro, de efectivizarse la amenaza, ordenaría el cese del envío del producto, cuyo control está bajo su mando.

La otra medida que evalúa Estados Unidos es la invasión militar a Venezuela, pero si esto se produjera, la intervención se “vietnamizaría”. Así lo ha dicho Diosdado Cabello, Jefe Oficial de la Asamblea Constituyente de Venezuela, señalando que las milicias venezolanas están preparadas para enfrentar a los invasores en toda la nación. “Es probable que ellos entren a Venezuela; el problema será salir de Venezuela, porque nos convertiremos en 1 y 1000 Vietnam para defender nuestra patria”, ha dicho esclaresedoramente Diosdado Cabello.

De otro lado, Venezuela cuenta con el apoyo de Rusia y China, que a raíz de la injerencia de Trump en los problemas internos, se han acercado más al país venezolano y consecuentemente a Sud América, lo que resulta un duro golpe a la política exterior norteamericana que los quiere lejos del continente sudamericano; la pérdida de hegemonía en esta parte del mundo choca con su programa de ahogamiento al avance socialista en los países en América del Sur.

Se miente con descaro ante el mundo, cuando se dice que Nicolás Maduro es un gobierno usurpador. Falso. Nicolás Maduro es triunfador de las elecciones generales realizadas en mayo del 2018 y ha asumido su nuevo mando presidencial el 10 de enero del 2019 hasta el 2025. Maduro obtuvo en las elecciones 6 millones 190 mil 612 votos (67%), contra 1 millón, 917 mil 036 votos (21%) de su contendor Henri Falcón, quien desconoció los resultados acusando de fraude electoral. De tal manera, Nicolás Maduro es el presidente electo y reelecto, por lo que no existe vacío presidencial, ni renuncia, ni muerte del presidente electo, y por lo tanto no se ha producido la hipótesis subjetiva que establece el Art. 233 de la Constitución Venezolana. Los analistas políticos han dicho con toda certeza, que no se puede desconocer un gobierno electo por twiter o facebook, como pretenden impulsar Donald Trump y Bolsonaro, presidente del Brasil, lo cual se convierte en un grave peligro para la determinación soberana de los pueblos del mundo.

Ahora bien, el Art. 350 de la Constitución de Venezuela reza: “El pueblo de Venezuela, fiel a su tradición republicana, a su lucha por la independencia, la paz y la libertad, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los derechos humanos”. Pues bien, esa disposición constitucional es la que utilizará seguramente el ejército y el pueblo mayoritario venezolano, para desconocer, apresar y poner en buen recaudo al usurpador y títere de los Estados Unidos, Juan Guaidó.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

Fiscal de la Nación declaró nulo archivamiento de denuncia contra Walter Ríos

Antoine Griezmann tras caer ante la Juventus por la Champions League: “Elegimos un mal día para cag…”