in

Maradona criticó al presidente de la FIFA por los cambios que planea para Qatar 2022 | Deporte Total | Fútbol mundial


Diego Maradona, entrenador de Dorados de Sinaloa volvió a criticar al presidente de la FIFA, el suizo Gianni Infantino, por su propuesta de aumentar de 32 a 48 el número de selecciones para el Mundial de Qatar 2022.

“Infantino antes de las elecciones me llamaba, después ya no. Quiero aclararle que no soy su obrero, sino técnico de Dorados y defiendo el fútbol. Si Gianni Infantino quiere hacer de esto un show de medio tiempo es una vergüenza, el intentar copiar a los americanos; el fútbol es otra cosa, no es el Súper Bowl”, señaló Diego Maradona.

El argentino reprobó la política de la FIFA e insistió en que las cosas que le prometió Infantino antes de asumir la presidencia del organismo mundial del fútbol, no se han cumplido.

“Si Infantino quiere hablar conmigo, tiene mi número de teléfono, no necesita nexos para comunicarse con mi persona. Lo que puedo afirmar es que estoy caliente porque antes de las elecciones se prometieron algunas cosas y no se han cumplido y eso se llama traicionar a la gente”, dijo Maradona.

En relación al partido que su equipo del Ascenso del fútbol mexicano, los Dorados de Sinaloa, empató 1-1 ante Mineros de Zacatecas, Diego Maradona dio explicaciones del por qué el argentino Fabian Bordagaray no inició el encuentro, aunque al final haya conseguido el gol del empate sobre la hora.

“Acá están todos los jugadores aptos para jugar, decido yo quién entra y lo que pasa con los demás. En el caso de Bordagaray estuve hablando con él, de cómo celebró el gol, llegó un momento que hasta se me nubló la vista en los festejos, pero la verdad es que todos mis jugadores rindieron al máximo”, comentó.

Fuente: EFE



Source link

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

Tailandia: Envían a policías con sobrepeso a entrenar en un campamento “destructor de barrigas”

El periodismo bajo ataque