in

¿ESTADOS UNIDOS HA DADO INICIO A LA GUERRA DE LAS GALAXIAS?

La humanidad en grave peligro y parece que nadie se da cuenta.

La lucha de las grandes potencias por el dominio del mundo se agudiza muy rápidamente en estos últimos tiempos. Todos sabemos que luego de la segunda guerra mundial, el mundo quedó distribuido entre los países que lograron derrotar al ejército nazi de la Alemania de Adolfo Hitler y sus aliados.

Luego de la segunda guerra mundial, el imperio más poderoso del mundo era Estados Unidos. La política expansionista de Estados Unidos se inició con la invasión de México (1846-1848). La poderosa norteamerica declaró la guerra contra México el 13 de mayo de 1846. Ese año el ejército de los EE. UU. ocupó las provincias mexicanas de Alta California y Nuevo México. Sin embargo, en lo postrero, el poder hegemónico de Norteamérica ha venido decayendo con los errores recurrentes de sus gobernantes, en su política exterior expansionista e intervencionista. En la actualidad, todo indica que a Norteamérica Imperialista se le acaba el poder y el control mundial. Los analistas políticos coinciden en que ningún imperio cae sin mostrar reacción y desesperación.

El escenario de la política exterior ha sido testigo de la usurpación de poder por parte de los presidentes de los Estados Unidos –en flagrante incumplimiento de la Constitución–, de la proliferación de agencias gubernamentales que atacan sin descanso nuestras libertades y de la indignante brutalización de la psique nacional. La invención sistemática de falsedades se han convertido en un indispensable instrumento de gobierno”, ha escrito Norma Birnbaum, analista política, en la publicación de Estudios de Política Exterior Nº 180, quien agrega párrafos más adelante: “La elección de Donald Trump –un hombre ignorante, racista y misógino; un delincuente financiero aquejado de extremados trastornos de personalidad– inflige al mundo un gran daño, pues exacerba la posibilidad del caos y la guerra. Trump recibiría con los brazos abiertos el conflicto bélico contra Irán, Corea del Norte o Venezuela, pues le permitiría reprimir políticamente y satisfasería las fantasías de poder de su propio electorado.

En este orden de hechos, el tema actual de la Venezuela “hambrienta y de feróz dictadura de Nicolás Maduro”, es otra falsedad instrumentalizada por Donald Trump, para desestabilizar al gobierno legítimo de dicho país, invadir el territorio venezolano a sangre y fuego y usurpar sus riquezas petrolíferas y mineras. Para ello hay que preparar las condiciones: i) Tener un lacayo que haga todo lo que la CIA y el gobierno norteamericano le diga; allí está Juan Guaidó; ii) Imponer sanciones económicas y bloqueo comercial para crear la ficción de necesidad, hambre y muerte por falta de alimentos y medicinas; iii) Imponer una supuesta “ayuda humanitaria”, que en la práctica serviría sólo para introducir pertrechos destinados a azonadas terroristas y mercenarios que generen violencia interna.

Con la presencia de Rusia, Cuba y China en Venezuela, quienes le están brindando el apoyo necesario a través de una verdadera ayuda humanitaria con medicinas y alimentos, a los que se suman la ayuda bélico-militar para enfrentar cualquier intento de invasión militar, todos los planes de Trump, de la CIA, del Grupo de Lima y la Unión Europea, bajo las órdenes del belicista Trump, se están derrumbano estripitosamete.

La osadía de Donald Trump ha ido más lejos aún, al amenazar a Rusia, ordenando perentoriamente a que retire su presencia militar en Venezuela, cuya respuesta firme de Vladimir Putin, de que sus tropas permanecerán hasta cuando sea necesario, le ha puesto prácticamente en jake mate, situación que se agrava con el envío reciente de un contingente militar de China. ¿Le amenazará Donal Trump también a China para que retire su presencia de Venezuela? Lo dudo.

Ante los fracazos constantes en la política exterior, el imperialismo yankee ha dado inicio a la denominada “Guerra de las Galaxias”, utilizando por primera vez para agredir al país sudamericano, la Bomba Electromagnética, tal como lo analiza el internacionalista José Rafael en su Revista de Análisis, Criptología y Política. En la nueva concepción de la Guerra de las Galaxias, la industria de material bélico no tradicional de los Estados Unidos, ha creado la Bomba Electromagnética que es silenciosa; su accionar es mediante rayos lineales y no circulares, para evitar ser detectados y que además, al ser dirigidos sobre objetivos concretos, no destruyen a otros objetivos cercanos; no produce calor ni ruido. En el desarrollo de esta nueva forma de guerra, el atacante centra como objetivos principales las refinerías mineras, estaciones eléctricas, bases militares, represas hidroeléctricas, centros de producción de energía nuclear.

La bomba electromagnética se puede disparar desde un satélite aéreo o desde una base cercana al objetivo; también existen los fusiles electromagnéticos que pueden disparar contra objetivos militares, aviones en vuelo, tanques y submarinos. Sus rayos son potentísimos que pueden atravezar paredes de concreto y cemento, madera, plástico y metales de cualquier grosor, pero no penetra al plomo. Cuando se atacan centrales hidroeléctricas, refinerías y otros objetivos electrónicos, pueden paralizar relojes electrónicos, celulares, marcapasos del corazón, hasta el funcionamiento de aviones en el aire.

En el ataque contra los sistemas de producción de energía eléctrica, los rayos de la bomba electromagnética están dirigidas al cerebro electrónico que controla su funcionamiento y produce su caída. Puede recuperarse su funcionamiento, pero volverá a caer, repitiéndose el ciclo varias veces, hasta su total deterioro o destrucción. No hay que olvidar que en Estados Unidos actualmente se utiliza la onda sonora magnética para dispersar manifestaciones. El ruido es tan agudo que afecta el sistema de audición y puede producir el desmayo de las personas objeto del ataque.

El ataque contra centrales de producción de energía eléctrica tiene como finalidad la desestabilización social del país atacado, en lo económico, en lo moral y en lo militar. Se genera disconformidad en la población que cree que la falta de energía eléctrica se debe a una mala administración de sus gobernantes, generando crisis social y el derrocamiento del gobierno del país objetivo.

De acuerdo a los analistas, que son pocos, cuyos análisis son de restringida publicación, existen muchísimas probabilidades de que Estados Unidos está atacando a Venezuela por primera vez en el mundo, utilizado bombas electromagnéticas, que han producido los apagones y falta de energía eléctrica en forma recurrente, situación que estaría siendo analizada por los científicos rusos y chinos, quien ya poseerían otra poderosa arma para neutralizar los ataques con bombas electro magnéticas.

Estos serían los primeros pasos del imperialismo norteamericano en el inicio de la guerra de las galaxias, y que ante un posible agravamiento de las confrontaciones de los imperialistas con Rusia y China, estos ya tendrían seccionado el espacio sideral para el desarrollo de una guerra nuclear. Estados Unidos está desesperado por la pérdida del poder mundial y ve con gran preocupación que el socialismo avanza vertiginosamente en diferentes partes del mundo, y ahora más, en Sud América.

Un país imperialista no pierde su poder fácilmente y en su desesperación, puede utilizar los peores medios para querer demostrar que no ha perdido el poder. Maquiavélicamente, la concepción del logro del objetivo es central. “Los fines justifican los medios” o dicho de otro modo: Todos los medios son válidos si se logran los fines. El peligro de una conflagración mundial que se cierne sobre la humanidad, pocos parecen percibirlo.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

Museo de Beijing dona dinero de subastas a zonas pobres de China

Alianza Lima sin defensa en la Copa Libertadores 2019: una historia que se repite | VIDEO | Deporte Total | Fútbol peruano